La necesidad de apoyo psicológico tras un accidente grave

Un accidente grave siempre es algo inesperado y con consecuencias para la vida de los accidentados y sus familias. Estas consecuencias suelen ser físicas y financieras. Sin embargo, es muy común que la víctima de un accidente grave de tráfico sufra de males psicológicos generados por la memoria. Es cierto que Un accidente de tráfico puede generar muchas secuelas psicológicas, como pesadillas, hiper-excitabilidad e inquietud. Además, el miedo a que la situación vuelva a ocurrir atormenta a quien ya pasó por algo semejante. La Federación Europea de Víctimas de Accidentes de Tránsito realizó un estudio sobre 10 mil accidentados y el resultado es que se comprobó que la mayoría sufre secuelas psicológicas variadas, como, por ejemplo, depresión, estrés, fobias y hasta pensamientos suicidas (25% de los encuestados se ven a sí mismos como suicidas potenciales). Las alteraciones psicológicas pueden aparecer hasta 6 meses después del trauma, por lo que el acompañamiento de un psicólogo es tan importante como el de un médico de emergencias. Así que es muy necesario buscar una contención psicológica rápida: las instituciones internacionales indican que la atención psicológica al paciente debe ser tan inmediata como la atención física.

(Visited 40 times, 1 visits today)